Saltar al contenido

Guía básica para el mantenimiento de un carro de golf

Al momento de ir a jugar golf, lo mejor es siempre llevar tu carro de golf para que puedas cargar cómodamente los palos y bolas con los que juegas. Este siempre es tu compañero fiel al momento de jugar, facilita tu vida y te permite disfrutar sin tener que cargar el peso de los palos.

Así como tu carro de golf facilita tu vida, este también merece algo de atención de vuelta. A continuación te explicaremos todo lo que necesitas saber para hacer mantenimiento a tu carro de golf, para que siempre tengas un producto en óptimas condiciones, como cuando lo compraste o mejor.

Utiliza detergente suave o un limpiador especializado para limpiar el carro

Lo primero que debes realizar es limpiar tu carro. Este ha pasado por todo tipo de terrenos y posiblemente se encuentre lleno de tierra, polvo y demás. Podrás utilizar cualquier detergente de suave acción o algún tipo de limpiador especializado.

Para limpiar la parte de tela ten cuidado de utilizar adecuadamente el limpiador y no dañar el material. La superficie de metal que hace la estructura del carro es más fácil de limpiar. También podrás con jabón y un cepillo las ruedas del carro y cualquier pequeño espacio que se encuentre sucio.

Ajusta las tuercas y tornillos del carro

Con el movimiento y el uso, muchas de las tuercas así como tornillos se aflojan. Podrás apretarlos utilizando el destornillador o llave adecuada, busca en tu set de herramientas la que mejor quede con las piezas. Apriétalas adecuadamente sin forzarla al momento de ajustarlas.

Aceita las piezas

Aceitar las piezas del carro de golf, es siempre el toque final. Esto se deja de último para que no interfiera con el jabón ni se engrase al momento de ajustar los tornillos. Busca cuáles piezas del carro son las que deben estar en movimiento.

Al momento de aceitarlas, estarás haciendo que el mecanismo que las mueve, pueda actuar con mayor facilidad. Las piezas que generalmente se deben aceitar, son las rolineras de las ruedas y si tu carro es plegable o alguna otra variedad similar.

Para aceitarlo correctamente puedes utilizar un lubricante en spray o aceite todo uso. Coloca este en la parte superior de la pieza y activa el mecanismo moviéndola. Esto debería hacer que el aceite penetre adecuadamente en todos los espacios que actúan para que se pueda mover el carro. Si lo has hecho correctamente, el movimiento del carro debe realizarse en un movimiento suave y sin esfuerzo alguno.